Me sumerjo en la vida de Teresa

conmovida por su acción y su poesía:

A Dios se entrega

y el Señor la colma de alegría.

El universo baila

como un mar que se sosiega en la bahía.

Desde su infancia,

una ermita fue su espacio ya en el cielo;

como viajera,

en sus sueños visitó a los misioneros;

simple y humana

fue venciendo tentaciones por apegos.

Da con el Todo

y el Todo la busca con locura;

se abaja entera

pero aspira la verdad de la blancura

y la contagia

en reflejo de virtud en la espesura.

Morir quisiera

pero sólo con la anuencia del Amado;

eleva el alma

en un éxtasis de plácemes callado;

en obediencia

a su eterno Creador enamorado.

Escribe cartas,

poemas, relaciones y tratados:

Nada te turbe,

tener a Dios es su tesoro más preciado;

nada te espante,

enseñanza de alcanzar feliz estado.

Con sus hermanas

un ejemplo de humildad y de paciencia;

en los trabajos,

como Martha ya se esmera y persevera,

en la oración

es radical en amistad y permanencia.

Ser capaz de reformar la vida en Cristo

en simbolismo del carisma del vestido:

no cualquier se introduce en la osadía

al descalzar el corazón de tanto ruido.

Nuevamente el Carmelo está de fiesta

por la santa que dirige su sentido.

​​​​​​VOCES EN EL TIEMPO. MARTHA MORENO