Una vez vino un joven a confesarse, al llegar al confesionario me dijo: “Padre, yo creo que todas las religiones son iguales, porque todas nos llevan a hacer cosas buenas, pero mis padres me dice que estoy equivocado, quisiera que usted me dijera si estoy en lo correcto o no”, inmediatamente le respondí: “Mira, existen tres posturas que se pueden tomar en torno a este tema: la primera es la fundamentalista, o sea la de quienes piensan que fuera de la religión católica nadie puede salvarse, o sea que piensan que en cualquier otra religión que no sea la nuestra no hay nada bueno. La segunda es la de quienes pensamos que existe una única religión verdadera, porque Dios es uno y la verdad es una, por tanto solo una religión puede ser la verdadera, aunque eso no descarta que la gracia salvadora de Cristo pueda llegar a los hombres de buena voluntad que viven de acuerdo a su recta conciencia. Y hay una tercera postura la de quienes piensan que ‘todas las religiones son iguales’, es decir, que afirman un ‘pluralismo religioso’, porque dicen que Dios se reveló tanto en Jesucristo, como en Mahoma, en Buda, y otros fundadores de religiones, lo cual es absurdo e inaceptable, porque Dios no puede revelarse de formas contradictorias, además aceptar ese ‘pluralismo religioso’ sería caer en un relativismo, es decir, sería afirmar que no existe la verdad absoluta, sino solo la verdad relativa afirmada por todas las religiones, pero eso es inadmisible para quienes creemos en Jesucristo, pues nosotros afirmamos que la única verdad que salva la ha revelado Dios en la persona de su Hijo Jesucristo, que es la verdad revelada. De hecho el único que afirma ser la verdad es Jesús, él es ‘imagen de Dios invisible’, como dice san Pablo, el único ‘Dios hecho hombre’, ningún otro fundador de religión alguna ha afirmado serlo, simplemente porque no lo es, así que afirmar o decir que todas las religiones son iguales es un disparate que lo único que revela es la ignorancia del que lo afirma, si un católico afirma que para él todas las religiones son iguales muestra su desconocimiento de su religión y manifiesta que no tiene fe, porque un católico que tiene fe sabe con certeza y cree con firmeza que su religión es la única verdadera y no hay otra”, entonces él me dijo: “Padre, pero afirmar que solo la religión católica es la verdadera ¿no es mandar al infierno a los que tienen otra religión?”, yo le dije: “De ningún modo, como acabo de decirte, afirmar que solo existe una religión verdadera no es mandar al infierno a los no católicos, los cuales se pueden salvar por la gracia de Cristo, porque él es el único salvador del hombre, si viven honestamente, guiados por su recta conciencia”.

Una tentación del tiempo presente es aceptar todo como bueno, con tal de no ser tachados de intolerantes, pero no nos equivoquemos, defender la existencia de la verdad, no es ser intolerantes, existe la verdad porque existe Dios, y la verdad es una porque Dios es uno. Así pues existe sólo una religión verdadera porque Dios sólo se ha revelado en Jesucristo, él es único camino que conduce al Padre, él es la verdad que salva, él es la vida que renueva el mundo, no tengamos miedo de afirmar que solo existe una religión verdadera y es la que profesamos.

Dios los bendiga. Hasta la semana entrante.

Pbro. Eduardo Michel Flores.