Esto me preguntaba un señor en cierta ocasión después de su confesión, me decía: “Padre, todo me sale mal, cualquier negocio que emprendo fracasa, en mi casa siempre hemos vivido al día, a pesar de que mis hijos, mi esposa y yo trabajamos mucho y no tenemos éxito en nada, no tomamos vacaciones desde hace mucho, porque lo poco que ganamos se gasta en lo más elemental”, entonces yo le interrumpí para decirle: “A veces afrontamos pruebas de parte de Dios, para hacernos crecer en la fe y en la esperanza”, pero él me replicó: “Pero esto es demasiado, no es una prueba o varias, parece que esto hubiera sido siempre así, no recuerdo tiempos buenos en nuestra vida familiar, siempre batallando”, entonces yo le dije: “San Pablo dice: ‘para los que aman a Dios todo contribuye para su bien’ (Rom 8,28), así que para los que tenemos fe y amamos a Dios debemos ver las cosas sucedidas en nuestra vida como queridas por Dios para nuestro bien”, entonces él me dijo: “Padre, estoy desesperado, hace unos meses murió mi hermano, luego uno de mis hijos tuvo un accidente y a mi esposa le diagnosticaron cáncer, yo creo que hay alguien que nos está haciendo algún mal”, yo le pregunté: “¿Y por qué dice eso? ¿Cómo a qué tipo de mal se refiere?”, entonces me dijo: “Padre, yo estuve saliendo un tiempo con una muchacha, cuando ya estaba recién casado, por una parte sabía que estaba haciendo algo malo, pero aun así lo seguía haciendo, y por otra parte yo siempre vi cosas muy raras en esta persona y en su mamá que vivía con ella, su casa estaba pintada de negro y ella tenía de mascota un gato negro, su casa olía siempre muy raro y había gente que acudía con la mamá de esta joven a pedir su ‘ayuda’, tal vez yo no quería ver lo que era evidente o pequé de inocente, pero un día me enteré de que la mamá de esta joven practicaba la brujería, así que decidí cortar por lo sano y me alejé de esta joven, la molestia de la mamá fue enorme y me dijo que me iba a arrepentir toda mi vida, así que yo creo que estamos cargando con este error de mi parte” y terminó con esta pregunta: “Padre, ¿no cree usted que estamos embrujados?, ¿O que alguna clase de embrujo haya caído sobre nosotros?”, entonces yo le dije: “Mire, la brujería existe, eso no podemos negarlo, y el poder de la brujería es real, pero en muchos casos puede ser también sugestión de la mente, es decir pura mentira. En ambos casos está actuando el demonio, príncipe de la mentira, en tal caso la mejor medicina es acercarse a Dios, sólo Dios basta”.

Amigos, el mal existe, el demonio y los que acuden a su poder para hacer el  mal también. Pero hay una forma muy eficaz de combatir al diablo y su influencia en nuestra vida, y esta es acercándonos a Dios, viviendo en la vida de gracia, practicando los sacramentos, yendo a misa, comulgando seguido, haciendo oración, especialmente rezando el Santo Rosario, practicando la caridad. ¿Queremos vernos inmunes de la acción del enemigo? vivamos en amistad con Dios y practicando la caridad con nuestro prójimo y así estaremos a salvo del enemigo y Dios nos protegerá de todo mal. Seamos constantes y perseverantes en el bien obrar y en vivir en la gracia de Dios y él nos bendecirá y alejará de nosotros todo mal. Dios los bendiga. Nos leemos la próxima semana.

Padre Eduardo Michel Flores
Confidencias del Confesionario.