En este día les presento dos poemas que pueden servir de ayuda para reflexionar en esa necesidad que tenemos de descansar en Jesús en tiempos de crisis, enfermedad, agotamiento y tristeza. Jesús es Dios que nos invita a vivir la compasión como una forma de salir de nosotros mismos, entregar nuestros dones con amor y con eso entrar en su Corazón que siempre nos está invitando a una nueva paz y a un nuevo ofrecimiento.

 

DESCANSO EN JESÚS

 

¿Por qué es difícil para el hombre

descansar en el Corazón

de Jesucristo que, en perdón,

sólo quiere darnos sus dones?

 

¿Por qué el ser humano no entiende

que Dios nos regala su ciencia

de humildad, amor y paciencia

para resolver nuestros quiebres?

 

¿Cuándo por fin decidiremos

hacer a un lado el egoísmo,

las ambiciones y el hedonismo

que hunden nuestros barcos y remos?

 

Amado Señor de los mares,

de la Tierra y el universo,

sumerge mi ser en tus versos

de esperanza en nuevos lugares

que despierten la fe dormida,

motiven oración continua,

regresen riquezas perdidas

de verdad y caridad vivas.

 

Reposa, reposa alma mía

en el Corazón suave y manso

que nos ofrece su descanso

y amor en su Madre María.

 

DIOS COMPASIVO

 

Nuestro Dios de la compasión restaura lo que hemos arruinado

y trabaja oculto construyendo nuevos cimientos

que levantan edificios antiguos con sumo cuidado

para dar al mundo humanitarios versos y pensamientos.

 

Nuestro Dios de la compasión perdona nuestro pasado

dando descanso a nuestras fugas, enredos y llantos,

por una nueva oportunidad de entrar en la luz del Amado

que siempre lleva sonrisas y esperanza a su lado.

 

Nuestro Dios de la compasión sana cada pieza que ha fallado

en busca de esa misión que colocó en nuestras manos

y de la que paciente espera respuesta mientras andamos

por el camino de la vida y de la paz entre hermanos.

 

VOCES EN EL TIEMPO

MARTHA MORENO