Con esta interrogante comenzó una joven de unos 19 años su diálogo conmigo en el confesionario. Me decía: “Padre, ¿Es pecado salirse de la misa antes de que termine?”, yo le dije: “¿Por qué me preguntas eso? ¿Es que tú lo has hecho?”, y ella me decía: “Sí padre, yo casi siempre me salgo de la misa antes de que termine”, yo le pregunté: “Pero, ¿Por qué haces eso? ¿Qué te lleva a hacer algo así?”, ella me dijo: “Padre, es que mi mamá también lo hace, es más, yo lo hago porque ella me dice que nos salgamos después de comulgar”, yo le dije: “Eso no es correcto, ¿Por qué tu mamá te dice que se salgan después de la comunión? ¿Se lo has preguntado?”, ella me dijo: “Claro que se lo he preguntado, porque yo misma me siento mal por salirme de la misa antes de que termine, pero mi mamá me dice que ‘la última parte de la misa no es importante’, dice que lo que falta son solo avisos”, yo le dije: “Mira, después de la comunión hay aún momentos muy importantes de la celebración, primero orar y dar gracias a Dios después de la comunión, o sea tomar consciencia de a quién has recibido, y darle gracias por todo, luego sigue la oración final y la bendición; efectivamente también se dan algunos avisos parroquiales antes de la bendición, pero son necesarios para mantener informada a la comunidad. Yo casi te puedo asegurar que si ustedes se van después de la comunión ni las gracias a Dios dan”, ella me dijo: “La verdad así es padre, cuando comulgamos, si es que lo hacemos, nos salimos inmediatamente, y cuando no comulgamos nos vamos cuando comienza la comunión”, yo le dije: “Mira la misa no tiene ‘partes’, como dice tu mamá, es decir, que la misa es una sola, no se puede partir en pedazos, ni para comenzar, ni para terminar, hay gente que pregunta ‘Padre, si llego a las lecturas ¿me vale la misa?, y yo siempre les respondo lo mismo, la misa es una celebración completa, que no admite división, no se puede partir o dividir, así que si no se puede llegar tarde, tampoco se puede ir uno antes de que termine; el primer mandamiento de la Santa Madre Iglesia dice: ‘Oír misa entera los domingos y fiestas de guardar’, pues eso es lo que significa ‘entera’, es decir, ‘de principio a fin’”, ella me dijo: “Padre, ¿Eso quiere decir que cuando nos hemos salido de la misa antes de que termine es como si no hubiéramos asistido?”, le respondí: “Efectivamente, si interpretamos correctamente la enseñanza de la Iglesia entendemos que si una persona pudiendo llegar a la misa a tiempo llega tarde o pudiendo estar hasta el final se sale antes, es como si no hubiera ido a misa, esto si no hay algo que lo justifique”, ella me interrumpió y me dijo: “Padre, y ¿cómo qué podría justificar que uno llegara tarde a misa o se fuera antes de que terminara y no sería pecado?”, le respondí: “Por ejemplo cuando una persona viene a tiempo a misa pero en el camino se encuentra algo que la dilate involuntariamente, como por ejemplo un accidente vial que retrasa o desvía el tráfico, si eso la hace llegar tarde entonces no sería pecado, porque no es por su culpa, aun así si hubiera otra misa y la persona se puede esperar es mejor que lo haga para que participe de la misa entera, pero si no hubiera otra misa entra a esa misa, aunque ya haya iniciado, y puede participar en ella sin ningún remordimiento, porque hubo una razón justificada para llegar tarde. Lo mismo podría decirse de una persona que debe salir intempestivamente de la misa, por ejemplo un médico a quien le avisan de una urgencia, por cierto que los médicos son casi los únicos a quienes se les permite tener encendido su teléfono celular en la misa, cuando están de servicio para atender una emergencia”. Entonces ella me dijo: “Padre, muchas gracias por haberme explicado porqué es importante participar de la misa entera los domingos, le aseguro que le diré a mi mamá que no volvamos a salirnos antes de que se termine”.

Amigos, qué tristeza dan los católicos que no captan la importancia y el valor de los sacramentos, que los ven más como una pesada obligación o como un compromiso social, que como un encuentro salvífico con Dios; que se justifican por salirse sin motivo antes de que termine la misa o por llegar después de que ha comenzado. Deberían ser más conscientes del significado que tienen los sacramentos, para eso una buena ayuda sería estudiar el Catecismo de la Iglesia Católica en el apartado que se refiere a los sacramentos, así comprenderían mejor que más que acudir a los sacramentos por obligación hay que hacerlo por necesidad, sí, por la necesidad de Dios que tenemos los seres humanos, porque los sacramentos son el medio ordinario para participar de la vida divina, de la gracia salvadora de Cristo.

Que Dios los bendiga. Nos leemos la próxima semana. P. Eduardo Michel Flores.